Desde finales de enero estamos trabajando en el barrio cordobés de Moreras, en colaboración con ADSAM y Ecologistas en Acción, para cesion de un solar del ayuntamiento para su uso como huerto urbano vecinal. La idea partió de una familia de la zona, en el marco de las sinergias generadas entre el Proyecto de Prevención y Atención a la Infancia (Servicios Sociales, ejecutado por ADSAM) y Barrios por el Clima (Ecologistas en Acción).

Foto portada: Reunión de vecinas y vecinos con interés en el huerto urbano con Amparo Pernichi. Fuente: ISF.

El pasado miércoles 20 de marzo tuvo lugar la primera reunión en la que vecinas y vecinos de Moreras expusieron a la Concejala de Infraestructuras y Medio Ambiente, Amparo Pernichi, su petición de uso de un solar situado en el barrio como huerto urbano vecinal.

Aunque sólo es un primer contacto, se trata de el primer hito alcanzado desde que el pasado mes de enero Miguel, uno de los jóvenes que participan del mencionado proyecto de los Servicios Sociales/ADSAM, expusiera su idea, a raíz de participar de iniciativas similares (un huerto escolar). La propuesta fue recogida por el diagnóstico que Ecologistas en Acción está realizando en el barrio dentro de su proyecto Barrios por el Clima, y desde entonces las tres organizaciones trabajamos con las vecinas y vecinos que han mostrado interés.

Diagnostico participativo
Diagnostico participativo realizado en el Parque de Moreras

De momento se han realizado varias actividades en el barrio, con el objetivo de sensibilizar con respecto al cambio climático, identificar las llamadas «iniciativas verdes» (propuestas del barrio para prepararse para el cambio climático), y visibilizar la iniciativa más avanzada, que es el huerto vecinal. Fruto de estas movilizaciones, desde el ayuntamiento se mostró interés por escuchar la propuesta y analizar las vías de trabajo.

La construcción de huertos urbanos es actualmente una de las soluciones que más se plantean a la hora de construir e incentivar buenas relaciones entre las personas que conforman una comunidad de vecinas y vecinos. Sirve además como herramienta de mitigación y adaptación al Cambio Climático, tanto de forma directa, a través de la fotosíntesis; y también de forma indirecta por las transformaciones en los hábitos de consumo de las personas que participan en estas iniciativas.

Con Barrios por el clima, Ecologistas en Acción pretende apoyar todas aquellas medidas de adaptación y mitigación del Cambio Climático que nazcan desde vecinas y vecinos. Se trata de identificar aquellas propuestas que puedan hacer más habitables y resilientes a los barrios de la ciudad de Córdoba frente a los efectos del Cambio Climático. A nivel local, el verdadero desafío es llevar a cabo una transición hacia una economía y
estilos de vida bajos en carbono que resuelva el problema del cambio climático en las ciudades. A nivel global, esto se traduce en una reducción drástica del consumo energético y la sistemática sustitición de los combustibles fósiles por otras formas de energía con menos impacto en los ecosistemas.

Por otro lado, el Proyecto de Prevención y Atención a la Infancia (PAPI) es una iniciativa de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba. ADSAM, que desarrolla el mencionado proyecto, se suma a esta iniciativa para hacer protagonistas a jóvenes y menores de todo lo anterior. La experiencia de ADSAM en el trabajo en zonas con alto riesgo de exclusión social, así como en el trabajo con infancia y juventud, sin duda dota de una componente de intergeneracionalidad a la iniciativa.

Por parte de Ingeniería Sin Fronteras Andalucía queremos contribuir con nuestra experiencia en otras iniciativas similares, algunas de las cuales han sido llevadas a cabo por la propia organización (Siembra tu Ciudad, en colaboración con el IMGEMA, o el Huerto Urbano Mucho Trigo, también con Ecologistas en Acción); y otras como experiencia personal o curricular de algunas de las personas voluntarias.

Macetas

Desde que comenzó esta iniciativa, se han desarrollado dos actividades en el parque en las que se realizaron actividades de diagnóstico participativo. Participaron también las y los menores del PAPI, que realizaron juegos de exterior. También se han entregado plantas (donadas por el IMGEMA) y zumos ecológicos (aportados por SADECO).