El sistema agroalimentario globalizado está destruyendo la biodiversidad y la diversidad cultural asociada al mundo agrícola. Sin darnos cuenta, ya no solo hemos perdido variedades locales o animales e insectos, también estamos perdiendo recetas, paisajes, conocimientos y una parte de nuestra identidad. Comer no es solo apagar el hambre. Detrás de la comida y de cómo nos alimentamos, hay relaciones y vida, y también hay economía. Por eso, queremos plantearnos con este taller cómo promover un consumo reflexivo y crítico, repensar qué papel jugamos en el sistema agroalimentario (desde la producción, el consumo, la transformación y la comercialización) y si comer alimentos saludables debe ser un derecho, una responsabilidad o un privilegio.

Hablaremos de la práctica de la agroecología como una forma de redimensionar lo local, de recuperar conocimientos campesinos y de trabajar desde lo práctico con un enfoque productivo-económico pero sin olvidar lo sociopolítico.

DINAMIZA: Marta González
Ingeniera Agrónoma, Máster en Agroecología. Voluntaria de ISF en Córdoba desde 2010. Ha participado en terreno en proyectos de Cooperación Internacional al Desarrollo vinculados a los movimientos por la Soberanía Alimentaria. Actualmente milita en diferentes espacios relacionados también con la Soberanía alimentaria y el consumo responsable y consciente. Trabaja en el Área de Cooperación y Solidaridad de la Universidad de Córdoba.