El pasado 21 de mayo el movimiento nacional “Marcha Verde” situó su acción en la región sur del país para exigir justicia ante los distintos casos de corrupción que hacen peligrar el sistema democrático dominicano, en una acción promovida también por ISF Andalucía y FEMUCALLA.

A las diez de la mañana del pasado domingo 21 de mayo comenzó la marcha contra la corrupción y la impunidad en Azua (República Dominicana). Bajo esta proclama –que pudiera trasladarse al Estado español– miles de personas respondieron a la convocatoria promovida conjuntamente por el movimiento “Marcha verde”, la Federación Nacional de Mujeres del Campo de el Llano (FEMUCALLA) e ISF Andalucía.

Antes de eso, hombres y mujeres de las comunidades de El Llano se habían desplazado desde muy temprano al punto de encuentro Guanito, ataviadas en su mayoría con ropa y cintas verdes que identifican el movimiento. Allí les esperaban dos autobuses con dirección a Azua, donde la comitiva de Guanito se unió a las miles de personas que marchaban por las calles gritando consignas clamando justicia por el fin de la corrupción y la impunidad. La provincia de Azua está ubicada en el centro de la región sur y es de reseñar que se trata de una ubicación no habitual para este tipo de eventos reivindicativos, que suelen convocarse en la capital o la región norte.

La marchá se prolongó hasta las 12:30 horas, momento en el que, con la lectura de manifiestos y proclamas de dirigentes nacionales y la participación de artistas que apoyan el movimiento, se dio por concluida la jornada, que se enmarca dentro del trabajo de ISF Andalucía en la zona, y en concreto en el proyecto de Fortalecimiento de la FEMUCALLA, que contempla la convocatoria de acciones reivindicativas y de incidencia por parte de la misma.

Manifestantes en Azua

Manifestantes de las comunidades de el Llano. Tomada en Azúa, durante la marcha. Foto: ISF

El movimiento “Marcha Verde” cuenta con apenas cinco meses de recorrido, y se creó expresamente para luchar contra la corrupción y la impunidad. Se ha consolidado como una organización de lucha popular y de la sociedad civil, y ha recorrido casi todo el país exigiendo justicia. La “Marcha Verde” no tiene bandera ni lema de partido político, y su agenda persigue que los políticos que hurtan el dinero del pueblo lo devuelvan y vayan a la cárcel. Desde diciembre de 2016 a esta fecha ha logrado desarrollar diversas concentraciones multitudinarias y no tradicionales, antes de la cita en Azua: Marcha Verde contra la impunidad el pasado 22 de enero en Santo Domingo, la firma del Libro Verde en febrero, la Llama Verde en marzo, que recorrió varias ciudades del Norte, el Sur y el Este del país, movilizando a las comunidades, etc.

El caso Odebrecht, que desatado en Brasil y Estados Unidos pero ha repercutido en toda Latinoamérica, ha sido la gota que ha colmado el vaso para que la población dominicana se rebele y se organice ante los casos de corrupción e impunidad que se vienen sucediendo en un país con un Estado débil donde el clientelismo es una práctica extendida a todos los niveles. En este caso, la multinacional Odebrecht ha sobornado a autoridades, que le han concesionado obras sobreevaluadas. La falta de justicia y transparencia por parte del Gobierno ha provocado que la población tome las calles en medida de rechazo.

Cabe destacar, además, que al día siguiente de la marcha, integrantes del movimiento denunciaron que un vehículo atropelló al coordinador de la Articulación Nacional Campesina (ANC), Antonio Hero Pérez, quien el domingo leyó la proclama del grupo donde denunció distintos casos de corrupción. Este compañero tiene contusiones pero está estable.